6.11.13

El costo real del fast fashion

.
Mientras el costo de la ropa ha ido decreciendo estas últimas décadas, el costo humano detrás de la industria del fast fashion ha crecido de manera dramática. Varias tragedias en la industria textil han sido testigos de lo que sucede cuando las condiciones de trabajo se vuelven secundarias con respecto a los precios a los que se quiere llegar. 

Luego de repetidos incendios en fábricas textiles en Bangladesh (Tazreen Fashion en 2012) y en Pakistan (Ali Enterprises en 2012), el colapso del Rana Plaza el pasado 24 de abril fue una tragedia sin precedentes. Este edificio alojaba cuatro fábricas de ropa que empleaban cerca de 5.000 personas y producían para marcas como Mango, Primark, Benetton o el Corte Inglés. Además de dejar la alarmante suma de 1.127 muertos y 2.437 personas heridas, este acontecimiento atestiguó las condiciones miserables a las que son sometidas los trabajadores en estos talleres carentes de los mínimos requisitos de seguridad. 

The True Cost es un proyecto del californiano Andrew Morgan, que busca entender de forma más precisa lo que está pasando en la industria del fast fashion denunciando este complejo problema. A través de la filmación de un documental para el cual está recaudando fondos en KickStarter, su objetivo es concientizar a la gente además de generar soluciones.
 
Conocidas por renovar sus colecciones cada dos semanas y proponer constantemente un inmenso abanico de productos a muy bajos precios, las cadenas de fast fashion como Zara, H&M, Top Shop, Mango o Forever 21 han revolucionado los modelos de producción, además de los hábitos del consumidor. 

Sus precios irrisorios han fomentado un consumo desenfrenado y han provocado los ritmos vertiginosos en los que se diseña, desarrolla, produce y distribuye una colección de ropa hoy. 

.
Creative Commons License
Este Blog está bajo una licencia de Creative Commons