22.10.15

Tantas cosas por expresar y tantos emojis nuevos...

.
¿Qué no puede expresarse con un emoji? Básicamente, nada. El cielo, la imaginación, el humor y la creatividad son el límite. No es lo mismo enviarse mensajes con un jefe o un primo lejano que con una pareja, con un amigo del alma o con una madre. Ay, las mamás y el emoji es un capítulo aparte. Si agregarlas en Facebook ya supone un peligro letal para todas las partes implicadas, dejarlas hacer y deshacer con emojis ya es una historia en sí misma.  

Lo que está claro es que nunca hay emojis suficientes. Siempre falta alguno (¿Para cuándo un corazoncito negro? ¿Y un murciélago?). Y, aunque todos son muy simpáticos, seamos honestos: hay algunos que sobran un poco, ¿no? (¿No hay demasiados signos de flechas y cosas gráficas en la parte final?). Por eso, cada actualización de iOS se recibe con un nerviosismo añadido por si trae de bonus track una nueva tanda de emojis, como la 9.1.  
Hoy, una gran parte del planeta estará pensando cómo sacar todo el partido a sus conversaciones con emojis tan necesarios/innecesarios como: El unicornio, el collar de perlas, la peineta, burritos & tacos, Champán y palomitas de maíz.
.
Creative Commons License
Este Blog está bajo una licencia de Creative Commons